AgriculturaFrutas y Verduras

UPA denuncia la venta de fruta desechada para su pago al agricultor

UPA-UCE de Extremadura ha denunciado la manipulación del mercado por parte de algunas centrales hortofrutícolas que comercializan y ponen a la venta mercancía desechada por su calibre

En una rueda de prensa celebrada en Mérida, el secretario general de esta organización, Ignacio Huertas, ha asegurado que algunas de estas empresas “actúan más como piratas” y ha pedido a los agricultores que “no se dejen engañar” por aquellos que lo que quieren es especular con estas acciones para bajar los precios.

A modo de ejemplo, ha detallado que al agricultor se le comunica que ciruelas con un calibre de 35 milímetros no son aptas para su venta y, por tanto, no se abonan “porque se consideran inútiles”, pero después se puede comprobar que están en la línea de venta de supermercados a 2,59 euros el kilo.

Según ha dicho, estas acciones perjudican “y son un fraude” tanto al mercado como a los agricultores, y ha rechazado que las centrales hosrtofrutícolas justifique una bajada en las exportaciones, por ejemplo, a Brasil (cuyo mercado esta cerrado), para pagar menos y decir que es que el producto no tiene salida.

Además, ha informado de que la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) mantiene abierto siete expedientes de investigación a cinco centrales extremeñas por no hacer contratos o por “saltarse” los plazos de pagos.

En este sentido, ha recordado que la nueva normativa recogía un incremento de la cuantía de las sanciones, que pueden llegar hasta los 600.000 euros, y permite la difusión del nombre de las empresas que sean multadas, por lo que ha anunciado su intención de que, de confirmarse las mismas, harán publica su identidad.

Ignacio Huertas también ha anunciado que trasladarán al Ministerio de Agricultura su petición de que no se puedan comercializar fruta de calibre inferior a 40-50 milímetros, ya que por debajo de ese calibre no se va a pagar.

Según el dirigente de UPA-UCE, esta situación no es exclusiva de la ciruela, aunque en el melocotón y nectarina es un poco mejor en este apartado, pero sí le afecta un problema común, como es la tardanza de los agricultores en conocer el precio que se le pagará y que actualmente puede ser de seis o siete meses después de la entrega.

Ignacio Huertas ha indicado que esta campaña, que ha sufrido un retraso de entre 15 y 20 días, se prevé una caída de la producción, que en el caso de Extremadura rondará el 25-30 por ciento, que será del 20 por ciento en Europa y del 16 por ciento en España, en que ha influido el que la pasada campaña se arrancaron 2.000 ciruelos y problemas de “cuaje” por la meteorología.

En cuanto a las ventas, ha indicado que se ha producido un aumento de las ventas a Europa, destino del 92 por ciento de la misma, con una subida del consumo en los hogares durante el confinamiento.

Según los datos facilitados por UPA-UCE la producción estimada a fecha del pasado mes de abril fue de 161.000 toneladas frente a las 179.000 de la campaña de 2019.

Por último y relación a la falta o no de mano de obra, Ignacio Huertas, ha dicho que en Extremadura la campaña se está desarrollando con normalidad y siguiendo las pautas de seguridad derivadas la pandemia.

Fuente
VALENCIA FRUITS
Mostrar más

agroalimentaria

AgroMaster: Administración del Club

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies